Quiero darles la bienvenida ...

Leonardo Fabio Concori Pilco.

Alcalde

A A A

 HISTORIA DE YUNGUYO

El origen de la nación aymara fue con el avance de los tiempos, cuando cazaba, recolectaba y representaba sus actividades. Creaba el siku y en diálogo con la pachamama construir ciudades, canales, andenes, observatorios y marchar desde las riberas del Titicaca llevando cultura hacia las Yungas para asentarse en un territorio muy amplio; 04 países (Perú, Bolivia, Chile y Argentina). Desde cuando al ser interrogados quiénes eran y de dónde venían afirmaban con mucho orgullo ser muy antiguos, el alma de los tiempos: Jayamara. Entre dos colosales vigías los cerros Kaphia y Juana se yergue la ciudad de Yunguyo capital provincial, el sitio donde actualmente está ubicada, data desde los períodos culturales de la civilización Tiahuanaco. Posiblemente fue un asiento de un conglomerado de pocas familias que moraron en este lugar, dedicados mayormente a la actividad agrícola, porque así lo permitía el microclima de las riberas del Lago Titicaca, pero la historia nos informa que en el altiplano se suceden bruscos cambios de temperatura, cada siete o diez años, una sequía acompañada de fuertes heladas; como consecuencia se desataban periodos de hambruna, epidemias y la migración de los habitantes hacia los valles de la costa y la sierra. Este fenómeno socio económico sigue repitiéndose en la actualidad. Las etnias de la capital provincial de este sitio tuvieron al parecer, una demografía pequeña, en comparación con otros sitios cercanos como Yanapata, Yaurinaza, Queñuani, Chinumani, Tiracachi, etc. Donde hubo mayor cantidad de habitantes, por el clima propicio para la agricultura, así lo demuestra la gran cantidad de restos arqueológicos. que pertenecen a la civilización del Tiahuanaco. Esta afirmación no son antojadizas, tampoco son suposiciones, simplemente nos remitimos a las evidencias arqueológicas encontradas, como son los estudios de la cerámica, arquitectura, escultura, las tradiciones y las diferentes informaciones de los cronistas.

Para hacer un análisis de la antigüedad de la ciudad de Yunguyo, es necesario basarse en la división de la Civilización Tiahuanaco en períodos. El arqueológo Carlos Ponce Sanjinés, quien ha hecho un estudio profundo de las ruinas del Tiahuanaco, los ha clasificado en cinco periódos: Tiahuanaco I, II corresponde a las épocas anteriores a la civilización del Tiahuanaco III o Antiguo, Tiahuanaco IV o clásico y Tiahuanaco V del apogeo y decadencia (formación de los pequeños reinos como Lupacas y Kollas). En cuanto a la escultura, los cronistas nos hacen referencia del monolito llamado Copacati, que se encontraba entre Copacabana y Yunguyo, cuyos pobladores Yunguyeños le rendían culto, especialmente pidiéndole lluvia en épocas de sequía para las sementeras; la mayoría de los monolitos según Ponce, pertenecen al Tiahuanaco antiguo. En lo referente a la época incaica sobre la ciudad de Yunguyo, hay noticias claras, evidentes y abundantes, tanto los restos arqueológicos, tradicionales, como las informaciones de muchos cronistas y escritores; adquiriendo gran fama Yunguyo y Copacabana, por que ambos eran como la puerta de entrada al Santuario del Templo del Sol, en la isla del Titicaca, este templo era tan importante como el Koricancha en el Cuzco o Pachacamac en Lurin, incidiendo en ello su oráculo.

ÉPOCA INCAICA.

Los restos arqueológicos de cerámica, que fueron encontrados dentro
de la ciudad de Yunguyo, por su decoración, colores empleados y su forma, pertenecen a la época incaica. En arquitectura hay gran cantidad de piedras talladas, que se encuentran en casas particulares,
así como el Templo de Nuestra Señora de la Asunción, cuya puerta principal , en su interior muestra hermosas piedras talladas en golpe con silex, al parecer de material granito gris, dichas piedras son de forma rectangular cúbica y de diferente tamaño, formando ocho hileras
desde la base hasta el dintel de la puerta en ambos lados; las dimensiones de las piedras talladas son de 105x55x50 Cm, 95x58x24cm, 152x37cm, como también en la construcción de la torre
parece que estas piedras talladas son restos del templo del sol, palacio del inca y otros ambientes, que se construyó en Yunguyo o en lugar Milagro (cerca de Kasani), en metalurgia también se ha encontrado tumis, tupus, cinceles de bronce y plata, que corresponde al incanato. Una tradición muy conocida, cuenta que el nombre de Yunguyo proviene del vocablo Aymara Yunga Uyu o canchón de los Yungas; es decir, en tiempo antiguo era un sitio o canchón donde los viajeros de las Yungas de Bolivia o Alto Perú pernoctaban y descansaban uno o varios días, después de transitar larga distancia con destino al Cusco, posteriormente en la época incaica, haciendo un peregrinaje para rendir pleitesía al monarca del Cusco, llevándole algunos presentes como tributo.
Uno de los primeros incas fue Pachacutec, después de vencer a los Kollas y Lupi Jak’es y después de un descanso en Chucuito, pasó a Tiahuanaco, cruzando el estrecho de Tiquina, se propuso visitar las diferentes islas del Titicaca, conocedor de la importancia religiosa de los autóctonos, fue a las islas Sagradas para honrar su huaca, a la vez
ordenó que se edificase en dicha isla, un templo dedicado al Sol, un palacio para él y sus descendientes, a su regreso hacia el Cusco, forzosamente hubo que pasar por Yunguyo. 
El Inca Tupac Yupanqui también visitó el templo del sol que su padre había mandado construir, mitimaes de su confianza, de la sangre real como pontífices y custodios del Adoratorio; a los demás habitantes de la Isla, los trasladó a Yunguyo, por que no eran idóneos para moralizar y realizar el culto al Sol; así mismo, estableció un monasterio o ajllahuasí, para las vírgenes del sol o Ajllas. En el Istmo de Yunguyo, había una gran muralla aymara de costa a costa ( Wiñaymarca y Titicaca), con puertas, y guardianes, que marcaba el inicio del suelo sagrado; los peregrinos que venían desde lejos como Quito, Pasto, Chile, etc, debían acudir primeramente a los sacerdotes confesores como Aucachic que residía en Yunguyo para el acto de la penitencia o ceremonia de la purificación; el Aucachic imponía como penitencia, golpearse con un guijarro las espaldas y privarse de sal, ají y carne, para todo los peregrinos, incluyendo al Inca. Este mismo Inca hizo construir un granero o Colca, en Yunguyo, para almacenar víveres, bebidas, ropa, carne, etc., para la manutención de los visitantes, chasquis y el ejército, de la misma manera había tambos o Ccorpohuasis, para alojar a los peregrinos y demás personas. En muchos escritos se hace referencia a que uno de los Incas hizo abrir un canal para unir el Lago Titicaca y el Wiñaymarca en este istmo de Yunguyo, obra que no fue concluida. De esta manera Yunguyo fue la primera estación de peregrinación y purificación, donde tardaban varios días. El Inca Huayna Cápac, siguiendo el ejemplo de su padre Tupac Yupanqui, después de los preparativos en Yunguyo como acostumbraba, ingresó al templo del sol y además fundó otro templo dedicado a la Diosa Luna en la, Isla Coati (Isla Coya) y en el Ajllahuasi dejó a una de sus hijas. Muerto el Inca Huayna Cápac, entre los años de 1525 a 1527, el sucesor indiscutible era el Inca Huáscar, no hubo la presunta división del imperio como otros cronistas afirman; cuando gobernaba Huáscar en 1525, estalló la rebelión de su hermano Atahuallpa que duró hasta 1532; Huáscar fue vencido, recluido en una prisión y muerto secretamente; para la guerra civil Copacaba y Yunguyo aportaron con un contingente de tropas a favor de Huáscar, encabezado por su pariente Apuchallco que radicaba en Copacabana .