Quiero darles la bienvenida ...

Leonardo Fabio Concori Pilco.

Alcalde

A A A

La ciudad de Yunguyo, llamado hoy en día, la “Ciudad Educadora”, se encuentra ubicada,  en la provincia del mismo nombre en la región de Puno. Esta ciudad, es la capital de la provincia de la cual forma parte.

Entre los recursos turísticos que se encuentran dentro de la ciudad, se reconocen importantes edificios como el Templo de Nuestra Señora de la Asunción; dicha estructura católica, se halla asentada sobre lo que fuera una construcción prehispánica; la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, según inscripciones, halladas en sus muros, habría sido construido en el siglo XIX, poco antes de la declaración de independencia del Perú. La Iglesia,  que se sitúa en la Plaza de Armas de la ciudad,  es parte del Patrimonio Cultural de la Nación y puede ser visitada, además de en horario de misas, en cualquier fecha, previa coordinación con el párroco encargado de la misma.

Otros atractivos turísticos de la ciudad de Yunguyo, son sus playas, una de aquellas, es la Playa de Qeñuani, que se localiza en las orillas del hermoso lago Titicaca. La Playa De Qeñuani dista tan solo 8 Km del casco urbano de Yunguyo y presenta aguas, ideales para nadar; así como un escenario realmente hermoso propicio para conseguir las más bellas fotografías naturales. Se sugiere, que dicha playa se visite en horas matutinas, además, la mejor época para ir hasta aquella, en entre los meses de setiembre  a marzo.

A pocos kilómetros del casco urbano de la ciudad de Yunguyo, se halla la Formación Pétrea de Torri Torrini. Aquella se ve conformada, como su nombre indica,  por formaciones pétreas de considerable tamaño que con el pasar de los años, han adquirido curiosas y misteriosas formas. La zona, que es considerada parte del Patrimonio Cultural de la Nación, presenta un sendero óptimo para realizar caminatas, asimismo, es un interesante escenario, que todavía hoy, se muestra como un atractivo espacio de investigación.

En la ciudad, además, se reconocen lugares de interés para la arqueología; uno de estos es el Sitio Arqueológico de Pajana San Agustín, que se localiza a poco más de 8 Km del centro urbano. El Complejo, habría sido un espacio o centro ceremonial que hoy en día, a causa de su importancia, forma parte del Patrimonio Cultural de la Nación. Pajana San Agustín comprende en su territorio a un museo de sitio, que alberga en su interior más de 181 piezas líticas.

Un atractivo arqueológico y natural más de la ciudad,  es el Cerro Asiru Phatjata, que se halla en el desvío hasta Yunguyo. El Cerro, que es Patrimonio Cultural de la Nación,  presenta un área arqueológica y  aquel llama la atención por la peculiar forma que presenta, y a la cual debe el nombre que traducido al español se entiende como “culebra partida”.

En Yunguyo además se encuentran como recursos turísticos, los Monolitos de Kaninsaya y Jurana al sureste de la urbe. Estos monolitos presentan formas antropomorfas, zoomorfas, fitomorfas, entre otras, y el que mayor tamaño presenta de aquellos, se encuentra en la zona conocida como Jurana, ya que llega a alcanzar los cuatro metros.

Como gran parte de los pueblos del Perú, en especial de las zonas andinas, Yunguyo presenta un cerro considerado su Apu Tutelar (deidad protectora), aquel es  el Cerro Khapia a tan solo 12 Km de la urbe; el cerro es escenario de rituales místicos, como pagos a la tierra, entre otros; además es un interesante escenario para realizar caminatas de entre 3 a 4 horas, si se parte desde la misma ciudad, entre otras actividades.

Quien quiera conocer la ciudad de Yunguyo, en especial, durante sus principales celebraciones, no puede dejar de visitarla, durante su fiesta en honor a la Virgen de la Asunción, también llamada Nuestra Señora de la Asunción, cuyo día central es el 15 de agosto.

A la ciudad de Yunguyo se llega yendo primero hasta Puno, partiendo desde Lima. A Puno, es posible llegar vía aérea, férrea o terrestre. Ya en la ciudad Puno, se toma una combi o auto, que en poco más de tres horas, llegan hasta la ciudad de Yunguyo.